lunes, octubre 20, 2014

Hotel Simón

Me encantaban los hoteles, me emocionaba llegar a un cuarto que no era el mío, descubrir un lugar nuevo, encontrar el mejor de los baratos y sentirme libre por estar completamente solo y ajeno. En los últimos diez días he dormido seis en mi hotel "favorito" del DF, un par de noches allí me pusieron insomne y mal: me entristece haber perdido también esa fascinación (una más). Es jodido esto.

1 comentario:

ana dijo...

eu entretanto, fiz 30.
olá de novo!