domingo, marzo 24, 2013

Escapar

Claro que es un acto psíquicamente cobarde, pero también de habilidad y con fuertes latigazos de adrenalina.
Recuerdo cuando lo hice de niño, al huir de ir a las clases de Tae Kwon Do, la escuela, hasta de una fiesta infantil (casi siempre bajo el invento de una enfermedad)
De más grande y adulto siempre lo hice para salir de la ansiedad, para estar tranquilo. Recuerdo cuando iba a ser mi debut en una especie de "Selección B" de la escuela. Iba en segundo año de Preparatoria, me habían dicho que jugaría de medio izquierdo y el partido era un sábado a las 12, los rivales eran los de la selección titular, la A.
Todo el camino, en el microbús, con mis "tacos" y espinilleras en la mochila, pensé lo terrible de esa evaluación: tenía amigos que jugaban en la Selección A, y seguramente se burlarían de mí si no hacía un buen partido, también sentía miedo de defraudar a las personas que me habían llamado para jugar. 
El trayecto se me hizo cortísimo, me bajé en la esquina que daba hacía la cancha escondida tras unos arbustos y enredaderas que pendían de una reja, detrás de las hojas veía a mis coequiperos calentar, a los rivales con la confianza de siempre, y fue entonces cuando vi venir la ruta que me podía llevar de regreso a casa, a desayunar o ver una película, descansar, y mandar todo este estrés a la mierda. 
La tomé, y ese instante fue tan liberador como eludir a un par de rivales imaginarios y escapar absolutamente solo frente al marco. 
Nadie se enteró de eso, hasta que lo conté a mi terapeuta en 2004. A los compañeros del colegio les dije una versión en la cual no me había levantado de la cama y me había dado una hueva espantosa. A mi madre, que me había visto poner la maleta, le dije que el partido se había suspendido.
Hoy trabajo todos los días para no huir y ser mejor persona...  a veces me frustro. Es como si Jordi Alba no pudiera pasar de media cancha.



martes, marzo 19, 2013

Favorite Quote

Casi sin bañarnos, dar la vuelta por el parque cercano al hotel y que ella me contara cosas de cuando era niña... yo le diría que me "desintoxicó" la mañana y sería un piropo muy lindo que seguramente no entendería.

martes, marzo 12, 2013

Lullaby

Mi madre me contaba un cuento por las noches y después, antes de dormir, me pedía que rezáramos. Se acostaba a mi lado y juntos "pedíamos" por mucha gente, lo que terminaba convirtiéndose en un juego de recordar personas que conocíamos. Ella solía lanzar algunos nombres desconocidos para mí y nunca se me ocurrió preguntarle quiénes eran (supongo que serían parientes lejanos o conocidos de su infancia).

Actualmente, imaginar las historias de esas extrañas menciones de mi madre me emociona muchísimo y me gustaría que los nombrados se hubieran enterado de que lo hacíamos, merecían quizás estar en una canción o en un cuento. Hoy si rezara por alguien lo haría por esos mismos cabrones.

martes, marzo 05, 2013

Estrellarse

Últimos segundos de los trailers que anuncian los siguientes estrenos y poco a poco se genera el silencio en la sala de cine. Estoy un poco nervioso por salir con ella, por caerle bien. Pienso para mí si ella será de las que habla durante la película, no me gusta que me hablen, si eso sucede hoy trataré de ser sutil y hablarle en voz tan baja que no escuche y entonces después decirle en secreto "luego te cuento", quizás con el secreto podría tocar con mis labios su oído y olerla más. 
Pantalla en negro, salen los créditos de la productora, silencio, ella voltea hacia mí y pregunta: "¿has constelado?", no le entiendo nada, bueno, creo no haberle entendido, "¿cómo?", sigue, "sí, que si has constelado, es que yo creo que lo que le hace falta a mí papá es constelar" (no había ningún contexto al respecto), "cómo, no, es que no entiendo", la música de la película inicia y de pronto su voz queda detrás. Dos horas después nos preguntamos nuestra opinión de lo que vimos, luego nos despedimos. No hubo secretos ni roce de labios con ninguna parte de su cuerpo; nunca supe lo que me quiso decir. Imagino la conversación con sus amigas contándoles que yo soy un tipo muy raro. 

en la imagen se observa claramente cómo la línea de meta no es rebasada en su totalidad por la circunferencia