lunes, octubre 19, 2009

Los domingos matan más hombres que las bombas...

Así se llamaba una obra de teatro que vi en España, en el 97. Me gustaba el título, porque además para mí los domingos siempre fueron importantes (que no familiares), porque el Puebla casi siempre ha jugado de local los domingos (y para mí es como ir a misa), porque cuando me hice adulto fueron los días más sexuales -o sexys, oníricos- y en mi soltería siempre los he visto como la oportunidad de salvar la semana. Lo cierto es que rara vez he salvado las semanas de último minuto. Cada vez es más raro un lunes sin embriaguez matutina, sin depresión, sin sensación de soledad y sin emoción futbolera. Los lunes suelo replantear la estrategia para salvar la semana insalvable y siempre todo le cae al clásico domingo que ya no me soporta más; pese a todo, no odio los domingos ni los lunes, como todo el mundo. Quizás cuando los odie salve el resto de mis días

jueves, octubre 08, 2009

Hay gente que se extraña cuando le digo que el cine...

Mientras ordenaba mi casa me soplé por televisión las primeras tres escenas de una película medio actual que llevaba por título "El monstruo del Lago Ness".
-En la primera escena un tipo, quien al parecer será el protagonista, recibe la noticia de que está despedido de la universidad pese a ser una eminencia en las ciencias naturales.
-En la segunda, él lamenta lo sucedido; parece que está muy triste porque además se quedará pobre y como que su esposa no le hace mucho caso (vamos, es que el tipo no tiene otra que suicidarse).
-En la tercera visita la oficina de un dirigente de la universidad que lo echó y éste le propone la única opción para salvar su vida laboral: irse al Lago Ness a investigar el famoso caso y desmentir lo del monstruo... El protagonista se indigna ante la propuesta: "queeee... ¿crees que no tengo dignidad? ¿seré uno más que investiga sobre el monstruo? ¡No iré!" y pese a las insistencias del superior él sale furioso de la oficina, grita que no lo hará y cierra la puerta.

¿habrá creido el director de la película que esa escena generaría un poco de tensión con semejante título para su filme?

Sería buenísimo que ahí, en el portazo, terminara un cortometraje que se titulara "El monstruo del Lago Ness"; pero no, la siguiente escena ya la imaginamos todos, como el resto de la película.

Ah, olvidé poner que el género que marcaba la guía era "Suspenso"