domingo, diciembre 18, 2005

Post de Amor I

Creo que de lo único que he estado realmente enamorado es de mi equipo de futbol de mierda, al que sigo en mi estadio (porque es mío, también) desde los tres años, que igual me hace llorar y casi nunca me deja una alegría en un verano o en una navidad. Es como tener una novia hija de puta que te maltrata y que tus amigos te aconsejan dejar de querer. Bueno, pues este sábado fuimos campeones de la división inferior (ya lo sé, que es poco); es como si mi novia, la hija de puta, me hubiera dado un beso exquisito y guiñado el ojo, después. Tras 25 años de afición me queda clarísimo, vale sufrir con tal de recibir un beso como el de hoy.

Sobra decir que esa novia tampoco es muy linda que digamos

domingo, diciembre 11, 2005

Cuenta regresiva XXII

Año 2023: El tipo, gordo y absolutamente calvo, pasa la última página del libro. Trataba de un joven que viajaba por Europa, conocía gente y tenía sexo periódicamente. Recuerda que, cuando joven, los que hacían esos viajes le contaban historias intensas, de gente desconocida, de sexo, hostales y fascinación; cuando él viajó con su mochila, visitó museos, estuvo en conciertos, dio un par de tragos en bares, y siempre estuvo solo. Cambio de libro: "La filosofía del fútbol", otra vez.

viernes, diciembre 09, 2005

Salmonelosis in the sky with diamonds

Exactamente hace un año me moría enfermo por haber comido unos trocitos de pejelagarto. Hoy, desde hace unos días, me muero enfermo de salmonelosis por otra cosa que comí: mi ya tradicional alucinación anual de los inicios de diciembre, se manifestó anoche, cuando intentaba dormir. No podía detener mi brazo derecho que saltaba como una trucha, me zumbaba un oído y tenía taquicardia mientras buscaba culpables adicionales a mi enfermedad: no podría ser el alcohol esta vez, no, ni la alimentación, ¿serían los muertos?
Quizás un muerto quería "treparse" (cosa que nunca me ha pasado y el día que me pase no sobreviviré para contarlo, del infarto), pero mi brazo con inteligencia propia le daba golpecitos al muerto para alejarlo; al zumbido, de plano, no le encontré explicación.

lunes, diciembre 05, 2005

Pequeños Sueños XIII (Hoy soñé, pues)

Tenía miedo por ser de noche y estar en un sitio desconocido, por estar con mi familia en una estación de trenes. "Que te vaya bien en Rusia", me decía mi hermana. Yo miraba a los demás, les decía "qué les parece si ahora que es de noche me voy nada más a San Sebastián, ya mañana con calma me voy a Rusia; allá no hablo el idioma, no sé ni dónde voy a llegar, no sé nada".

Amanecí con 38° de fiebre, mi imagen de Rusia no estaba tan mal hasta hoy.