lunes, octubre 31, 2005

Descerebrado por la calle voy

Algo debe faltar ya en mis neuronas para recuperar los ánimos: Intenté con durazno, omeprazol, café y atún. Empecé mis abdominales, salgo a caminar, me arrepiento de mis borracheras y ni así, no puedo sentirme animado a nada.
Veía por televisión el programa de Maradona, los Simpsons, oí música, sigo leyendo lo reciclado... nada. Necesito un beso, creo, un gol.

sábado, octubre 29, 2005

No tengo fiebre

La mejor noche del año para salir es el sábado que dura una hora más, como éste. Esto es quizás el colofón depresivo del fin de semana, pues es el primer sábado que no salgo desde hace medio año.
Soñé que estaba contento, que mi borrachera del viernes había sido tranquila y sin percances... desperté después, mi coche golpeado, recuerdos de un momento de despiste embriagador; fue como cuando sueñas una pesadilla pero al revés. Hoy prefiero pasar una hora más soñando que el mundo es tan bonito, que no ha pasado nada, que sigo confiando en el ser humano.

viernes, octubre 28, 2005

Pase al fondo

Mi lado soñador siempre piensa en el nombre de un disco que durante estos días pudiera sacar, en una banda que haya formado y en una serie de canciones que tendría si fuera un músico y pudiera ligar con la facilidad que lo hacen ellos (lo sé, también debería soñar ser futbolista).
Pienso que mi disco en ésta época se llamaría "Pase al fondo". Ayer en una de mis atléticas caminatas lo leí en una pared escrito con letras infantiles junto a una flecha roja, me gustó... pensé: "bueno, de mínimo tengo que ponerle ese título a un post", ahí va. Lo siento.

domingo, octubre 23, 2005

Cuenta regresiva XXI

Año 2023: El tipo, gordo y calvo, se topa en la calle con una señora y tres hijos. "¿No me recuerdas?, hace años salíamos juntos". ¡Claro que el tipo la había recordado! Habían salido un par de veces y tuvieron sexo una sola vez; en esa ocasión le quedó a deber (por impotencia nerviosa) más minutos de "aguante" y un segundo tiempo intenso como ella lo imaginó desde antes de aceptar la propuesta de ir al motel. Esos ojos le gritaban una deuda más que había dejado para después, quizás nunca le hubiera podido cumplir como ella lo imaginaba pero ahora sí era absolutamente imposible.
El tipo miró a los hijos, les sonrió, se quedó sin saber qué decir y sólo alcanzó a esbozar un... "bueno, adiós".

Daños adicionales del ácido úrico II

Supongo que también está muy enfermo que cuando converso con alguien que quiero mucho (papás, amigos, etc), pienso: "qué mal lo voy a pasar cuando este tipo se muera", y de inmediato me pongo tan triste...

miércoles, octubre 19, 2005

Mi tórax está tan sensible que...

Caí en una exótica racha de inferioridad. Es la primera vez en meses que no puedo hablar bien con gente que dice estimarme. Dos personas expresaron abiertamente su molestia al contestarme el teléfono, hubo quien me dejó hablando solo y el que se rió de mí cuando intenté establecer conversación (por mera educación). Nadie me dice qué pasa. Hace rato, tres señoras me vieron cara de confiable y me pidieron un consejo para llegar a la estación de autobuses... era de agradecer, mi narciso recuperaba el estatus, al final creo que no me hicieron caso porque caminaron hacia el lado contrario.
Lo que faltaba con el puto ácido úrico, quita el carisma

lunes, octubre 17, 2005

Fracasé

Miro la palabra, descontextualizada. Pareciera un restaurante de estos cursis, franceses, de alfombra roja y gente elegante. Este idioma es tan cabrón que hasta irónico...

Ahora lo digo hasta con gusto: fracasé

martes, octubre 11, 2005

Contraindicado

La tele me hace daño. Comer me hace daño. Beber me hace daño. Internet me hace daño. Correr me hace daño. El café me hace daño. El estrés me hace daño. El Tylenol me hace daño. Los callos me hacen daño. El dolor me hace daño. El cepillo de dientes me hace daño. Los libros me hacen daño. Mi desidia me hace daño. Ver la noche del 10 por Azteca me hace daño.La agenda me hace daño. La política me hace daño. El insomnio me hace daño. No tener sexo me hace daño. Los golpes me hacen daño. Y creo que también el daño me hace daño. Mierda... tanto daño te deja en blanco.

lunes, octubre 10, 2005

Una nueva vida

Qué manera de empezar a obedecer al médico. Caminé con un amigo una hora mientras veíamos ventanas y luces de bares, restaurantes, taquerías y torterías: descubrí que en esta ciudad hasta en lunes se puede salir a beber, comer con muchísimo ácido úrico y pasarlo bien, eso no lo sabía. Tomé tanta agilidad que conseguí hace un minuto matar un mosquito con el pie, algo que no había hecho antes.
Si sigo así, creo que me pondré más fuerte, seré más sano y recuperaré mi actividad sexual, aunque con alguna puta callejera que se me acerque.
Viernes y sábado, supongo que seguiré siendo la misma piltrafa

martes, octubre 04, 2005

Morir a los 29 II

Me entero que el hígado también tiene que ver con mis síntomas y que estos tiempos ocasionan infartos en gente joven. Me tomé la presión y está de normal a media. Pienso en lo que puede pasar si muero; creo que sí generaría mucha tristeza, al menos, especialmente con quienes hoy hice chistes malísimos y me vieron reir varias veces. Para colmo, todavía iluso promulgué mi nuevo número de celular a la gente que vi. Prácticaré mis últimas palabras... quiero que sean "pasguato", "yacaré" o "rompe", creo.

Morir a los 29

Me asustaron con unos síntomas que tengo, que porque podrían ser causados por estar mal del corazón (en el sentido menos cursi posible). Pensé en la rabia que me daría morir ahora mismo que tan nostálgico estoy, seguro que en mi agonía pensaría de alguien: "mierda, le pude haber dado un beso". No sería buen momento, juro que no me basta el título Sub-17. Menos me gustaría morir viendo la televisión ni "Miedo y Asco en Las Vegas".

domingo, octubre 02, 2005

Rudwaiser

Hace rato, después de una siesta post-cruda, todavía con efectos alucinógenos; desperté y lo primero que pensé fue: "si volviera a vivir, cuidaría ser más cariñoso de niño"; me retracto, debí haber sido un poco más malo. Estoy re-leyendo "La senda del perdedor", de Bukowski, más allá de que no creo que su infancia fuera tan perfectamente ruda, creo que la mía fue lo menos literaria posible. Me imagino que mi ex-compañero Checo* (que era un niño buenísimo y hoy se gasta miles de pesos en tabledance para ser rudo) leyó el mismo libro y se lo creyó. Hijos de puta, nadie escribe sobre las crudas, todos seríamos como Checo cuando niño.

*El nombre está ligeramente cambiado para preservar la identidad de mi amigo