lunes, febrero 28, 2005

domingo, febrero 27, 2005

La estrategia de conocerte

Para conocerte tendré que estudiar otra vez, que estés en el mismo salón de clases que yo, que no me veas tan viejo y que, además, haya algún pretexto de por medio: que no llega el profesor, que la banca que haya quedado vacía haya sido la de junto a ti y que, justo ese día, yo llegue tarde.
A lo mejor tendré que irme a un gimnasio, conservarme como un señor de revista y que, después, en un restaurante nos quedemos solos mirándonos de mesa a mesa hasta que te acerques a mí.
Otra opción sería la de ir en mi coche, en una calle llena de tráfico, y en un semáforo encontrarte al lado mío, preocupada y mirarnos y vernos mutuamente con compasión; abrir la ventana, hablar contigo e irnos a cenar a un lugar más tranquilo o, mejor, a tu departamento a tomar la botella que no te habías terminado.
Quizás podríamos un día encontrarnos corriendo por la pista de algún parque nacional, levantarnos las cejas y sonreir, que en ese momento se cayeran los audífonos de tu walkman y yo me agachara a recogerlos.
Tendré que tomar más autobuses a la hora de viajar y elegir un asiento estratégico para que algún día te sientes a mi lado. Estando ahí podrías dormirte, recostarte sobre mí y cuando despiertes ya estaría mi boca comiéndote.
Es que, pensándolo bien... no sería nada difícil conocerte.

Dato curioso

Me quedan 596 sábados para llegar a los 40: Uno menos.

jueves, febrero 24, 2005

Quise hacer lo que Michael Jordan: retirarme en el mejor momento. Tal vez me anticipé demasiado, no vivía ningún momento, por eso nadie notó mi retiro.

Ego

Me mortifica deberle algo a la gente, pero a mí me debo más... creo

martes, febrero 22, 2005

Cuenta regresiva VII

Año 2012: El tipo recibe un regalo de parte de uno de sus sobrinos en una caja muy grande. Cree que esa caja pudiera servir en un futuro y, después de abrir el regalo (un cobertor) decide guardarla. Más tarde, por la noche, no puede dormir, pues ve a su alrededor cómo todo su cuarto está repleto de cajas, botes vacíos, cajas metálicas que contenían chocolates, souvenirs y cualquier cosa que encuentra del pasado; piensa dónde acomodar todo para crear espacios. Malo que el último lugar disponible es un espacio en su cama.

Estoy vencido porque el mundo me hizo así...

Me enferma, a veces, hablar de La Franja

viernes, febrero 18, 2005

Rigor de ligue

TS= Cómo te llamas
XX (bailando)= XX, ¿y tú?
TS= TS, ¿tiene rato que llegaste?
XX (bailando)= No mucho... porqué no bailas, ¿no te gusta?
TS= No.
XX (bailando)= es que a mí me encanta bailar
TS= Ah, por mí no hay ningún problema, baila...
XX= ¿Entonces cuando me invites a salir vamos a ir por un cafecito?
TS (bailando)= (silencio)

martes, febrero 15, 2005

Hoy quiero dormir

2005: Un día de los enamorados vuelto a la normalidad. Miro la gente pasar con sus globos y fingiendo un poco de felicidad, como lo hice durante muchos años. Esta vez dije varias veces "te quiero mucho" pero nunca estuve ni parcialmente contento. No sé qué extraño, no sé qué me da gusto no tener. Vuelven los "Blue Valentines", los días Calamaro... los días Waits.

El día de los enamorados torturados no me desperté, hoy quiero dormir, escribí tantas canciones pensando en vos, pensando en mí. No quedaba otra, pero deshauciado me quedo y no es una forma de decir, hay que vivirlo para entender,es como cantar y coserse la boca a la vez. Es como quedarse desnudo bajo la lluvia hirviendo y todos riéndose de mí.
Andrés Calamaro
She sends me my blue valentines/To remind me of my cardinal sin/ I can never wash the guilt/Or get these bloodstains off my hands/And it takes a lot of whiskey/To take this nightmares go away/And I cut my bleedin heart out every nite/And I die a little more on each St. Valentines day
Tom Waits

domingo, febrero 13, 2005

Hoy soñé VI

Al sabio hermitaño de mi sueño... con cariño
Había un bosque lleno de gente a un lado de una cueva donde vivía un hermitaño, de esos muy inteligentes, que hipotéticamente en sus épocas, había sido mi profesor de la universidad. A todos les daba miedo bajar, estaba la televisión y mucha gente famosa que buscaba entrevistarlo. Un amigo mío, que era amigo de él, bajó a verlo y después de subir me dijo: "te quiere ver".
En ese momento bajé y lo ví ahí, viejo, de pelo largo y sucio. Le daba gusto verme, me agradeció un libro que le había prestado cuando estudiante y sobretodo un disco de Serrat que un día le había regalado. Me decía: "me gustó tanto, que mira mi camiseta" (traía una camiseta de la portada del disco), me daba un abrazo y álcanzaba a ver cómo tenía sangre en las axilas.
Tanto era su cariño hacia mí que cuando llegó la televisión a entrevistarlo me pedía quedarme con él para hablar "con estos pendejos".
Ya cuando me iba me llamó y me pidió que le regalara un libro más, "o traeme algo que tú hayas escrito"...
Por eso, mejor le entrego este post

PD: No sé porqué soñé con este disco, no tengo ninguno de Serrat, ni siquiera soy fan, pero sí mi buen amigo, el sabio hermitaño.

No se puede vivir del amor

Lo mejor de todo el fin de semana fue que escuché por primera vez en vivo a Andrés Calamaro, gracias a Mega 98.3.
Desde 1993 morí por ver en vivo a Los Rodríguez, después a Andrés y nunca pude, cuando fui a los países donde suele tocar dejó de hacerlo y a México nunca llegó.
Este sábado, en cambio, fue perfecto. Mi cansancio me había hecho rechazar todas las ofertas de salir por la noche... me senté en el suelo, escuché el concierto, lo comenté con un amigo en tiempo real (también por internet) y dormí como los dioses.
Cuando sonaba "Mi enfermedad" recibí un mensaje de despecho, de mi ex-novia sin que me importara; "esta vez el dolor va a terminar".
Gracias entonces, a El Salmón, porque me hizo recordar que gracias a él, no me quedé tan solo durante 10 años.

viernes, febrero 11, 2005

Get off of my cloud

Pensar tanto en ella como parte de la terapia me dejó la sensación de tener una en mi pecho y otra fuera, la real, a la que podría gritar "déjame a solas contigo".

miércoles, febrero 09, 2005

¿Y si te veo con mi pulsera?

Recibí el correo de una amiga que conocí un día, de forma extraña, en el que me invita a votar por ella, para ser la habitante 17 de Big Brother.
En la racha de ocio morboso revisé a sus competidores y encontré una chica que iba a formar parte de la serie "100 fracasos de un hombre con suerte"; pero como la encontré de esta manera, merece post aparte:
Un día estaba en una discoteca decadente de Guadalajara, de las que se atiborraban de gente y a las que algún amigo y yo solíamos entrar para evitar covers y gorilas en la puerta.
Ahí, de entre toda la gente fea que había, incluídos mi amigo y yo, ya con ojos rojos y pelos a lo "Bob Patiño", me encontré con un grupo de mujeres de mi edad que parecían impactadas con el lugar. Miraron alrededor con ojos de desaprobación y cuando se volvieron hacia la puerta para irse, fui con la que más me había gustado. Me dirigí a todas, pero especialmente a ella, con un par de mentiras piadosas (hipocresía ligadora):
-No se vayan, por favor. Un amigo y yo entramos a este lugar porque no somos de aquí y era lo que vimos lleno. ¿Qué nos recomiendan?
(Viéndolo así, poco de mentiras, pues ni mi amigo ni yo somos tapatíos)
-Pues nosotras tampoco somos de aquí (contestó la que me gustaba), venimos de Querétaro a un congreso y como nuestro hotel está enfrente, nos metimos aquí.
-Pues quédense...
Las convencí, traje a mi amigo sin éxito (no es el más agraciado de mis amigos, pero los ojos rojos lo hicieron pedazos) y me quedé toda la noche sentado con ella. Nos tomábamos de las manos y nos dábamos pequeños besos (como las canciones adolescentes de Luis Miguel), le regalé una de mis pulseras y le prometí que la visitaría en Querétaro o en Guanajuato, que es donde vivía su familia.
Al día siguiente me despertó su llamada. Me preguntaba si porfín las iba a llevar a la terminal de autobuses, como les había prometido. No pude contestar que sí, todavía tenía que bañarme y/o vestirme, y me daba miedo el encuentro de día que podríamos tener. Eso de la desilusión de la chica al día siguiente es una fantasía negativa con la que siempre cargo. Fantasías positivas tuve, con ella, de sobra, pero ninguna concretada.
Hoy, seis (o siete) años después la encuentro postulándose para un Big Brother y, por primera vez en mi vida, mandé un mensaje de texto a manera de voto. Sirva como precio de no haber podido llevarla a la terminal. Si se hace famosa, me negaría un beso, lo sé.

lunes, febrero 07, 2005

El dilema del pacifista cruel

Soy un pacifista nato en este mundo de confrontación. Desde esa perspectiva es injusto que si evito el choque, después me quede ad-hoc la etiqueta de "cruel".

1. Recomendado por expertos:
-No quiero ir, me molesta... me da hueva, no lo soporto. Lo siento
- (Con lágrimas en los ojos) "Nunca pensé de ti eso, mierda... yo que pensé que me querías. Te empiezo a conocer y me llevo la desilusión más grande de mi vida
-Qué quieres que te diga, ¿mentiras?
-Veme a dejar a mi casa y vete a la mierda

2. No recomendado por nadie. Tendrán razón en tacharte de cruel
-Es que iría por ti, si tú me lo pides, sabes que me cuesta mucho trabajo y me puedes entender, pero voy si para ti es importante.
-Pues ya te pedí que fueras, pero si te parece muy complicado no vayas.
-Bueno, podemos ir un ratito y ver cómo está.
-Órale
(La pareja va, pasa el tiempo y él prefiere verla menos para no sufrir como sufrió en el compromiso)

domingo, febrero 06, 2005

Año Don Q.

Pedía a su amigo, y escudero, que al terminar el vaso lo acompañara a tantear el terreno.

Con todo eso, vamos allá, Sancho, que como yo la vea, eso se me da que sea por bardas que por ventanas, o por resquicios, o verjas de jardines, que cualquier rayo del sol de su belleza llegue a mis ojos alumbrará mi entendimiento y fortalecerá mi corazón, de modo que quede único y sin igual en la discreción y la valentía

viernes, febrero 04, 2005

Nervios menospreciables

Llegué a mi casa ya en la noche y mi hermano cenaba solo mientras dormían los demás. "Estoy muy nervioso, mañana hacemos la presentación", dije. Él rió y me contestó "esas son pendejadas, si estuvieras en mi lugar creo que ya te habrías suicidado". A partir de ese momento, sólo hablamos de su caso, lo de la conferencia que tiene que dar... hasta mis nervios sufren bajo autoestima.

jueves, febrero 03, 2005

Reir x No llorar

Una de las primeras veces que me amarré los huevos y dije "voy a bailar" lo hice y vi como, por lo menos, dos de mis compañeras reían (o sonreían, en el mejor de los casos) frente a mi intento, por lo cual dejé de bailar, como paralizado, y pasé a otra cosa.
A partir de ese momento cualquier risa frontal que tenía paralizaba mi actividad, como si la risa fuera mi kriptonita, en cualquier caso (temblando a la hora de comer, tomando una cucharada de jarabe, hasta en el instante de hacer el amor me cuido de esa risa que ni siquiera he podido interpretar bien).
Hoy veía cómo bailaban nuestras vecinas de mesa y los nervios me hicieron reir, una de ellas vio mi risa y sufrió lo mismo que yo sufrí ese día que me amarré los huevos (creo). El resto de la noche no pude revertir la situación...