martes, noviembre 23, 2004

You made me forget myself

Ayer por la noche decidí re-leer, y ver con otra filosofía, el cancionero de Lou Reed. Sólo la poesía de Wild Child me quitó de la mente la imagen que me dejó Perfect Day en la página 4. (Mi novia no leerá esto; pero los únicos "perfect days" que he tenido en mi vida han sido con ella)

lunes, noviembre 22, 2004

Escena de cama

Y ahí estaban los dos mirándose ojo a ojo, muy cerca. Se acariciaban la cara y nadie podía decir nada, la ternura que uno sentía por el otro era tan fuerte como las ganas de seguir ahí, de callarlo todo: una palabra cursi, o una parte de la realidad molesta, arruinaba la escena. Still.

El día que ella se equivocó III (El casi-final)

Conversación de messenger tres días después de haberme topado con ella (véase la parte II). Omito los nombres verdaderos y mejoro la ortografía de "Equivocada", la cual es imposible de igualar ni recordar:
TontoSimón: La otra vez te vi y no me saludaste (decoré esta frase con un cursi gesto de niño llorón del msn)
Equivocada: No me digas, ¿y porqué no me saludaste tú?
TontoSimón: No sé, no se me ocurrió. Tardé en reconocerte pero cuando te vi de frente sí me viste y después volteaste.
Equivocada: Híjole, perdón, soy muy despistada... ¿Dónde fue?
TontoSimón: En una fiesta, el jueves.
Equivocada: Claro, sí estaba ahí. Pero te repito que soy muy despistada
TontoSimón: No importa, ya qué (otra carita del msn para disimular mis nervios).
Equivocada: Oye, tengo que irme. Cuídate mucho, ¿ok?
TontoSimón: Tú también. Saludos, si me vuelves a ver me saludas.
Equivocada: Y tu a mí... bye
(Equivocada aparece como desconectada y puede que no conteste)

sábado, noviembre 20, 2004

...que por las noches la soledad despespera

Estaba con una copa de vino y su puro en la barra de un bar de tapas de Tlaxcala. Un falso aire de grandeza, cuerpo regordete de buen comedor y su barba de candado bien cuidada hacían parecer que era el dueño del lugar. Iba solo, claro, y reía mientras hablaba por el celular con el afán de que alguien más lo escuchara, yo cumplí su cometido y ahora lo posteo:

Llamada 1
- ¡¡¡Hola mamikirri!!!....
.Ja ja ja ja ja ja ja...
.ay mamikirri... hace tiempo que no te escuchaba...
.Ahora estoy en Tlaxcala, en un bar, ¿cómo ves?...
.Me mandaron aquí del trabajo; estoy defendiendo al que iba para gobernador...
.Sí...
.Así es. Hace mucho que no nos vemos, tendríamos que vernos cuando vuelva por esos rumbos, ¿no?
.Ja ja ja ja ja ja... no cambias nada.
.Claro, cuando vuelva nos tenemos que ver.
.Perfecto, entiendo, muy bien, te dejo entonces... adiós.
(Toma el celular mientras ríe para sí mismo, un trago de la copa, una fumada del puro y vuelve a marcar)

Llamada 2
.Qué pasó princesa...
.Cómo que quién habla, tu amable servidor, je je...
.Ése mismo
.Pues eso digo, milagro que hablo contigo. Si yo no marco tú nunca te reportas
.Ja ja ja ja ja, sí ¿verdad?
.Pues para eso, sólo quería saludar, estoy en Tlaxcala
.Ja ja ja ja ja... hasta allá estoy
.Pues sí, pero cuando regrese al DF nos veremos, ¿no?
.Eso es lo que yo digo, repórtate y nos veremos.
.Ja ja... perfecto, así le hacemos
.Adiooos
(Toma el celular mientras ríe para sí mismo, un trago de la copa, una fumada del puro y vuelve a marcar)

Llamada 3
. Qué onda, kaón...
.Pues para eso llamo, para saber dónde andas.
.Ja ja ja ja. Bueno wey, yo ando en Tlaxcala, de todas maneras no podíamos vernos.
.¿Lo ves? Sí, pues llámame, entonces.
.Okey, ja ja. Saludos. Adiós
(Toma el celular mientras ríe para sí mismo, un trago de la copa, una fumada del puro y vuelve a marcar)

Llamada 4
.¡Hola! ¿Sí te acuerdas de mí?
.Ja ja ja ja ja ja ja ja. El mismo
.Sí, pues nada, lo que pasa es que estoy en Tlaxcala, en un bar de tapas muy bueno y quería saber qué hacías tú.
.Ah... entiendo.
.Sí, como te digo estoy en Tlaxcala, de cualquier forma era muy difícil.
.¿Y para qué crees que te estoy llamando?
.Claro, hay que volvernos a ver, ¿no?
.Segurísimo. Bai.
(Le da un último trago a la copa y una fumada a su puro)
.La cuenta, joven. Oiga, por cierto, ¿mañana abren también?


viernes, noviembre 19, 2004

El día que ella se equivocó II

La volví a ver. Bueno, para mi fortuna esta vez no se veía tan bien y no me impuso. Iba con su novio, al que yo conocía y no quise reconocer; a ella tardé en reconocerla, de hecho la confundí con la ex- de un amigo.
Me señaló, mis amigos me dijeron "se ve que sí es porque viene hacia ti", pero se arrepintió y se quedó con sus amigos, por lo visto.
Hoy por la mañana hablé con ella: "te paso a ver el sábado si me escapo de mi novio"; esta vez no se pudo escapar de él y me miró, pero después fingió demencia y volvió la mirada a su mesa. Esta vez me tranquilicé... no era nada del otro mundo, y me dio morbo, pues ahora que no me gusta tanto, y que no me habló, siento que las posibilidades serían mayores.

jueves, noviembre 18, 2004

Cosas que debería cambiar

A cada fantasía le viene su golpe. Alguna vez escribí en mi cuaderno que no había peor cosa para un sueño que hacerlo realidad. Hoy me piden un trabajo que parece llevarme al éxito profesional y me muero de miedo; llega a hablarme la mejor del antro y soy una estatua; me ponen a tirar el penalty decisivo y me tiemblan las piernas.
Recuerdo un concierto hace un par de años en el que, de pronto, me quedé al lado de Germán Vilella (baterista de Los Rodríguez -ídolos míos mucho tiempo-), lo más que pude hacer fue mirarlo y después fingir demencia. Llegué a mi casa y fantaseé con haber hablado con él.
Mucho tiempo atrás, solía estar enamorado de la hija de un ex-futbolista del Puebla, no la conocía más que de vista pero soñaba con pláticas enormes y divertidas. Un día, jugaba básquetbol con unos amigos y llegaron varias niñas a unirse a nuestro juego. Estaba ella. Yo no la paré de ver, cuando me preguntó cómo me llamaba no me salió la voz y otro contestó por mí, con mi apodo, ella se sonrío y siguió jugando; me salí del partido al baño y terminé tomando el camión a mi casa.

Mi "amigo" Germán, el tercero de izq. a derecha.

lunes, noviembre 15, 2004

Hoy soñé IV

Ya tenía 28 años, pero por una extraña razón (que no imagino, siquiera) me había trasladado a 1998. Mi "jefe", algo así como el Capitán Spok, me pedía ir a un bar de mala muerte y entregar un paquete al barman. Sólo que, me recalcó, debía evitar encontrarme conmigo mismo, pues el "yo" de la época sufriría un shock y mi vida cambiaría radicalmente.
Llegué al bar y subí unas escaleras tranquilamente, pues no recordaba haber estado ahí en 1998. Cuando entré al oscuro lugar y pasé junto al baño vi como mi amigo Oscar entraba, sin verme. Ahí me asusté, veía desde la puerta a quien tenía que entregar el paquete y, cerca de él, me veía a mí mismo escuchando al decadente tecladista que amenizaba el lugar y esperando que Oscar regrese del baño. Me puse muy triste de verme tan ilusionado e idealista con 22 años. Desperté antes de cumplir mi misión.
Nota: algunos me lo preguntaron, pero la última vez que vi Volver al futuro fue hace, por lo menos, 8 años.

sábado, noviembre 13, 2004

No me puedo quejar (solicito ayuda)

I. Hoy es un día que mi filia al fracaso se ve inhibida y se deprime ante la falta de razones para quejarme. Esos optimistas hijos del culo me están tendiendo una trampa

II. F.A.
Debería haber un "Felices Anónimos", un lugar/club donde te bajen de esa nube tan peligrosa.

III. Dónde los pesimistas....
Aprovecho para hacer un llamado al regreso del blog "Acá los pesimistas", que fue brutalmente saqueado por su autor en un ataque de optimismo.


estoy tan feliz como un chino que toca el violín

viernes, noviembre 12, 2004

El día que ella se equivocó (remasterizado)

Estando en el bar, llegó a platicarme la mujer impresionante, la que estuvimos viendo toda la noche y con la que fantaseé. Sigo sin creerlo y me queda un poco de ego por un rato largo. Sobra decir que: resultó que su novio (contra el que ella despotricaba alegremente) era conocido mío; resultó que ella creía que yo tenía 23 y tenía 28 (ella 20); resultó que ella estudió en mi escuela y cuando yo iba rumbo a la universidad, ella apenas pasaba la primaria. Al final ella llegó y me dijo: "no le cuentes nada a mi novio", y le contesté frases variadas: 1) "no te preocupes, jamás en mi vida hablé con él", 2) "no te dejes con él si es un macho", 3) "Nunca pensé que él fuera a tener una novia tan guapa"y 4)"te voy a mandar un mail, espero que lo contestes".
Al final, el extremoso éxito llevado al extremoso fracaso fue escudado con la bandera de la fidelidad a mi novia, con este post, y con el mail que ya le mandé para que no se olvide de ese "tropezón" que tuvo. Y sí, prefiero que haya quedado así, si no... no cagaría de los nervios.

jueves, noviembre 11, 2004

Cuántas veces me he preocupado por el ocio

Me gustaría contratar a un hombre que llevara las estadísticas de toda mi vida: cuántas veces ha bailado, cuántos amigos he tenido, cuántas oportunidades de besar a alguien he dejado ir, de qué color me he vestido en más ocasiones, cuántas horas he dormido en cada casa diferente, en qué mujer he invertido más pensamientos...
Esa contratación podría ser substituida por un estadistómetro. Pido a los científicos de Radio Shack que se pongan las pilas.

martes, noviembre 09, 2004

No voy en tren...

Platicaba con mi psicoanalista que yo iba en balsa por la vida. Bueno, puedo jactarme ya de haberle puesto una pequeña vela que más o menos me guía y con la que esquivo las imperfecciones del terreno. Lo demás, todo bien, ir en balsa tiene sus ventajas, contemplas el paisaje, descubres y sueñas sin ningún problema.
-¿Y no te dan ganas de subirte mejor a una lancha?
-Sí, pero es muy difícil encontrar una lancha solitaria flotando al lado de mi balsa.


Eclipsado (el hombre proyector)

Un fantasma rojo en el ojo me invadió y sembró el pánico en mí, luego de que me hicieran una foto con flash a 10 cms de distancia. Cerré los ojos un rato y después empecé a "proyectar" un rectángulo amorfo en cuanto objeto pasaba por ahí. Tardé una hora en recuperarme, odié lo que yo proyectaba, pensé que nunca más vería el atardecer sin teñir el cielo de rojo. Creo que he perdido el gusto por el rojo y esa mancha lo hizo más evidente.

Así proyectaba con mis ojos en la luna.

domingo, noviembre 07, 2004

Regalo de bodas



...y por supuesto la luna (lunera)

viernes, noviembre 05, 2004

Las cosas no cambiaron tanto I

Noviembre de 1994
Salgo de la casa de una niña que me gusta, quien organizó una "fiesta por la tarde" y huyo de la "semana inglesa" y los juegos de adolescentes que tanto me hacen sufrir. Salgo a la calle casi sin despedirme. Sudo por todos lados, especialmente mis manos, y anhelo llegar a mi casa para escuchar canciones en mi walkman que me recuerden a ella y me hagan soñar que es mía. Cruzo rápido la calle y en el pavimento resbalo y caigo (el detalle que colma la noche de un fracasado que muere por soñar) "¡Mierda!", afortunadamente no había coches ni amigos alrededor.
Noviembre 2004
Salgo del departamento de mi novia, huyo de quedarme dormido a su lado y amanecer al día siguiente. Un vecino se asoma por la ventana y, supongo, se llena de morbo al verme salir tan despeinado y ojeroso, anhelo llegar a mi casa para escribir un poco y soñar dormido. De pronto me doy cuenta que algo piso, algo que me impide caminar. Volteo y veo con terror que el calzón de mi novia quedó atorado en el talón de mi zapato. Vuelvo a toda velocidad para dejar las cosas en su lugar y veo como ese vecino burlón sigue asomado. "¡Mierda!"

Me uno a la pena y al terror...


Más allá de todo el asco que la política me ocasiona (en cualquiera de sus vertientes) y que el activismo no me produce más que ternura, me uno a la pena de muchos y lloro, como todos. Creo que es momento de ceder la palabra a algunos buenos bloggeros que sí pudieron decirlo:
"Mientras guardo mis cosas me entero que Bush fue reelecto presidente. Me corté al limpiar un vidrio y enrollé el dedo en cinta masking... El mundo a partir de hoy es un lugar donde no se me antoja vivir"
Luis Ricardo
"... Al final de cuentas, no se trataba de un "todos con Kerry" sino de un "todos contra Bush". El beneficio de la duda era permisible para el demócrata desconocido pero no para el republicano consagrado como asesino serial"
Xihuitl
"Tres cosas de las que no me gustaria darme cuenta hoy...-Tengo gripa-No tengo pa´ la renta-Bush existe"
Divina
"A esas horas, Ohio todavía era el rayito de esperanza para la humanidad. Pero un ratito después la tragedia estaba escrita. SNIFF"
Plaqueta
"hoy todo mundo estaba entre emputado, triste y desesperanzado, sin importar tendencia, nihilismo o actitud posmoderna"
Sofía
"no se que poner, asi que si alguien quiere hacer un comentario, es bienvenido.."
Mono Claudio

lunes, noviembre 01, 2004

Así nace un futbolista-frustrado, frustrado

Cuentan de la primera vez que chuté un balón, cuando apenas empezaba a caminar:
Mi papá veía un partido en la tele y no hacía caso a ninguna de mis gracias. Decidí coger una pelota y la pateé para copiar a quienes salían por la TV... hubo aplausos.