sábado, octubre 30, 2004

También busqué en Google mis ilusiones.

Pastillas para salir herido

¿Quieres herirte? Dile que te gusta cuando ni se lo imagine. Se pavoneará, se excitará con tu estupidez y quizás gozará cuando, sacando provecho, te provoque y vea cómo te enloquece. Lo triste es que no dejará que la bajes de tu nube, ni se rebajará a subirte a la suya.

lunes, octubre 25, 2004

Odio a 20, por lo menos

Seré un inmaduro y un tonto, "simón", pero un árbitro de futbol me hizo perder el humor de los últimos días, sentirme mal del estómago, de la cabeza y es el culpable de que no posteo ni leo ni veo películas estos días, ni siquiera fantaseo. De esas veces donde quisieras meterte a la televisión, a la cancha, al estrado y propinar un golpazo al que te hace sufrir. De esas veces que hasta sueñas con gritarle y golpearle pero no te sale. Como desahogo redacté una lista de 20 personajes "públicos" (conocibles, al menos) que alguna vez me ocasionaron esa sensación, que amargaron momentos de mi vida y/o que me producen ganas de vomitar. No son todos y se me irán otros mucho más odiosos, pero por ahora, sólo paso el tip a cualquier sicario:
-George Bush
-Raúl Velasco
-Manuel Bartlett
-Mario Pintor
-Hugo Sánchez
-Serrano Limón
-Tom Hanks
-Raúl Orvañanos
-Cuauhtémoc Blanco
-Chuck Norris
-Norberto Rivera
-Manuel Glower
-José Luis Cuevas
-Jacobo Zabludovsky
-José Abed
-Marco A. Capetillo
-Carlos Monsiváis
-Gammal Al Ghandour
-Flor Berenguer
-Tomás Boy

viernes, octubre 22, 2004

La ética del chiste burlón

Pongamos que un amigo tuyo empieza utilizar con frecuencia una frase en su hablar cotidiano, algo que dice con toda seriedad. Esa frase, por alguna razón burlona, sólo te produce carcajadas y evitas hacerlo evidente no sólo para que él no se moleste, sino para que lo siga diciendo y sigas riendo. Claro, lo simpático de la oración sólo te durará unos días, pues pronto te acostumbrarás y dejará de ser novedad.
¿Crees que deba decirse al implicado "me hace mucha gracia cómo dices esto"? o será mejor que el tiempo haga que el chiste vuelva a ser una frase normal.

martes, octubre 19, 2004

Cuando se cagan los sueños

Creo que lo único bueno de tener diarrea una noche es la cantidad de sueños que tienes, todos dramáticos: en uno buscaba un baño con desesperación, en una desconocida universidad; en otro manejaba un auto sin frenos, en un periférico gringo; hubo otro donde, en una fábrica, tenía que llenar botes de basura con cemento hasta el tope y había un jefe que me correría si se desperdiciaba una gota; en el último, tenía un hijo que me quería decir algo pero no podía hablar.
Todos esos sueños se iban por el caño minutos después, y volvía a la almohada para fabricar otro

¡Grande Liniers!

Canciones que deprimen

Hoy encontré que la "Rock and Pop Chilena" hacía una encuesta que elegía la "mejor canción para deprimirse". Las nominadas son: Creep, de Radiohead (que además marcha en primer lugar); Everybody hurts, de REM; Drugs don't work, de The Verve; y Confortably numb, de Pink Floyd.
Qué bien se siente estar deprimido por una de estas canciones, prefiero esa depresión a la de cuando se escucha un himno nacional.

domingo, octubre 17, 2004

Canciones que retrasan

Hoy me retrasé 30 minutos en llegar a mi casa por escuchar seis veces consecutivas Contigo, de Sabina. Eso me pasaba siempre en la universidad, me preocupa la sequía de retrasos. Hace poco tuve uno con Moneda corriente, de Los Estelares.

viernes, octubre 15, 2004

Vuelta por el infierno VI

Complejo tipo resort
Un día me encontré con un cliente en el Hotel Venetian y pregunté: "¿Qué tal? ¿Has jugado? ¿Has ido a algún show?", contestó: "Mira, ayer quise apostarle unos 500 dólares en la ruleta; iba con mi puro, mi saco y pensé que debería apostar poco. Ahí la llevaba hasta que... te confieso que no hablo inglés... noté que se empezaban a reir todos de mí y fue cuando les dejé mi lana y los mandé a la chingada".

Hoy soñé III

Soñé que besaba a alguien casada y que su marido me quería golpear. Lo extraño fue que me levanté furioso y durante todo el día me vinieron escenas de un beso. Ese día no vi a mi novia y hoy, que la vi, me sentí culpable. Sigo furioso.

martes, octubre 12, 2004

Vuelta por el infierno V

"by bus"

Para trasladarte debes caminar, cada kilómetro parecen 200 metros pese a la sensación de cercanía. Después de "400 metros virtuales" los pies quedan insoportables, porque resulta que la distancia fue mucho mayor, incluso, de lo que has caminado en semanas. Entonces queda la opción del autobús, que se mueve a lo largo de todo Las Vegas Boulevard (donde están todos los hoteles), sólo que para subir tienes que llevar cambio exacto y recorrerás 2 kilómetros en 30 minutos, como si fueras caminando.

"by taxi"

Y ¿si hay prisa? La opción puede ser un taxi, nada más que el taxi te va a cobrar 14 dólares por ese recorrido de cinco kilómetros, en el cual deberás dejar una propina del 15% al conductor (si no, te llevarás a tu destino la sensación de que alguien te puede matar); sin embargo, el taxi no lo podrás tomar en la calle, como en cualquier lugar. Tienes que ir al lobby de un hotel y formarte en una larga fila de personas que espera que un botones le diga al taxista a dónde vas y que abre la puerta para que subas. Obvio, el botones también necesita propina.

"by monorail"

Y eso que en casi cada esquina se habla de un monorriel gratuito que, presumiblemente, te lleva de un lugar a otro de una manera rápida. La vida de ese monorriel virtual es como la suplencia de Ronaldo en el mundial 94, pocos lo conocen pero los que lo "han visto" dicen que es fabuloso. Se puede hacer hasta un tour por internet, no en persona. En mi caso, caminé no sé cuántos kilómetros en el hotel Ballys para abordarlo y cuando me perdieron los letreros de "monorail", vamos, ya no había más... pregunté a un empleado que me contestó: "I'm sorry, it's not working right now".

"by sex"

Puede no tomarse como un medio de transporte, pero por la avenida se ven limosinas, autobuses polarizados y camionetas extrañas que sólo invitan a imaginar qué es lo que hay adentro. Uno de los autobuses lucía una foto porno censurada acompañada de la leyenda "Girls here!", en otros puedes casarte y otros parecen ser un antro ambulante; muchas de las limosinas dicen "Bachelor's" y en otras, según dicen, hay un émulo de Elvis cantando canciones al oido. Me parece que, de querer, se podría rentar una camioneta llena de ancianas desnudas para festejar algo o un auto especial para tener sexo mientras conduces. Se hablará más de sexo después.

Vuelta por el infierno IV

Mundo de pie
Tardé en comprender el afán de los demonios que manejan LV por apabullarte físicamente. En toda la ciudad no hay una sola banca pública, ni silla, sólo frente a las máquinas de juego y en los restaurantes. La gente que aparenta ser más confiable es la que se sienta en las espantosas alfombras envolventes a descansar; aunque podría parecer un gesto temerario (una bugambilia de las alfombras podría cobrar vida para espinarte y un policía podría regañarte por estar ahí).

Vuelta por el infierno III

Paso de locación
Siempre me han gustado las locaciones de paso (desde chiquito): hoteles, aeropuertos y medios de transporte, pero me gusta diferenciarlos. Pasa que en Las Vegas, las calles son hoteles, los hoteles son como calles, los medios de transporte son virtuales y el aeropuerto nunca parece ser de paso.

Vuelta por el infierno II

Texto en una libreta
He procurado leer un libro cada vez que viajo. Si esa primera vez fue La última noche..., el año siguiente fue El jugador, de Dostoievsky, y ésta última fue Queremos tanto a Glenda, de Cortázar: un libro de cuentos que nada tiene que ver con el infierno de LV pero el que más me caló al pasear por los pasillos enormes del hotel Montecarlo. Leer a Cortázar durante un viaje, lo hace más intenso.


Vuelta por el infierno (Cuaderno de viaje a Las Vegas)

Miedo y asco
He decidido no llamar esto más "Hotel Dostoievsky" por causas de fuerza mayor.
Viajar siempre me gustó, más todavía si es por trabajo, porque es cuando te pagan por observar, hablar o escribir. Sucedió en septiembre de 2002 la primera vez que la idea de un viaje me puso a temblar: "creo que vas a tener que ir a Las Vegas, a la feria".
Las Vegas: el único destino al que me podía negar, justo cuando no lo podía hacer; siempre me dio asco la idea de opulencia que se vende de ese lugar.
Antes de ir, leí "La última noche de Dostoievsky", de Cristina Peri Rossi, y me vi "Miedo y asco en Las Vegas". Desde el primer vistazo que di desde el avión, hasta hoy, que acabo de regresar de la feria, por tercer año consecutivo, sé lo que es un "infierno" y me apasiona el tema. Hoy quiero ver todas las películas de Las Vegas y conocer a la gente que fue, porque seguramente ahí terminó su franqueza. Las Vegas es un fuego expansivo, consume, hace pedazos, da miedo y asco... pero te mea hasta volverte dócil.

sábado, octubre 09, 2004

Soy un neón apagado (remasterized)

Quisiera poner algo extenso. Es de los dias que hay mucho qué decir, que quieres comerte el mundo y salir en las escenas de Wild On. Nada, me apago con vértigo entre la avalancha de gente y las luces de neón: pleitos con mi familia; una chica que me miró me hundió en mi miseria más humana; "mi niño de vidrio" es hoy un hombre de vidrio y lloroso; soy el Puebla que pensaba que iba a calificar y se quedó en la orilla. Nada más decadente que un neón apagado, una ilusión por brillar que estropea la estética del "pasarlo bien"... La noche fue mala y, aunque la tarde fue buena, eso es lo que cuenta. Tendré que soñar que lloro.

miércoles, octubre 06, 2004

El niño de vidrio II (El regreso)

El personaje que interpreté hace años, "El niño de vidrio", siempre me persigue, a veces me posee y me siento tan vulnerable y con tantas ganas de llorar que tardo en regresar al papel que interpreto en la actualidad: "El fracasado de acero". Estoy por dar vida a uno nuevo, pero no me decido por el guión... acepto que me gustaría uno donde porfín le va bien al muchacho.

lunes, octubre 04, 2004

Siempre pierdo

Un despistado como yo puede sufrir el día que cae en la cuenta de cuántas cosas ha prestado sin reclamar devolución; corre el riesgo de convertirse en el peor de los amigos y equivocar -seguramente- la persona a la que llama para que le entregue, de inmediato, el "paquete". Ahí es cuando se entera que ha perdido mucho más de lo que creía (Aprovecho este "break" para solicitar su colaboración: Tirados en el pasto, Windows XP Pirata, LP Engánchate a la vida, Lonely Planet México, Octaedro, VHS Puebla vs. Chivas 1983, VHS Futbol Puebla 1992, VHS Video Match...).
Es como ese sueño que tengo muchas veces, en el que un día llego a clases a una universidad y uno de mis compañeros me dice "¿no vas a entrar a la clase otra vez?" y ahí recuerdo con angustia que tenía una materia de los martes a la que en todo el semestre sólo entré la primera vez.

Hoy soñé II

Estaba en la tribuna de un Pumas-Cruz Azul. Los visitantes hacían un gol y en el estadio empezaba a temblar, sólo sentía cómo se derrumbaba el lugar y la multitud tenía la culpa de que fuera imposible encontrar la salida.


Mi estadio se derrumba... ¡vamos Franja!